Como todos sabéis el nombre de una marca, puede decir mucho acerca de ella, por lo que hacer una buena elección, es una de las bases fundamentales para que la marca pueda lograr el éxito.

Si nos paramos un momento a pensar en ello, nos daremos cuenta, que el nombre de la marca es uno de los primeros contactos que tienen el clientes con la misma, con sus productos… y es lo que hace, que en el caso de desearlo, puedan recomendarla a otros posibles clientes.

Es importante, transmitir una imagen positiva, las grandes marcas, pueden permitirse el lujo, en algunas ocasiones, de escoger nombres que no dicen demasiado, pero pueden compensar este déficit y educar nuestra mente para que al pensar en la marca, pensemos o tengamos las sensaciones que ellos quieren transmitir… lógicamente, esto lo consiguen a través de la publicidad.

Por lo general, las PYMES, no pueden permitirse esos lujos, por lo que deben tomar una buena decisión al elegir el nombre de una marca.

Cómo elegir el nombre de una marca

¿Que se debe tener en cuenta al elegir el nombre de una marca?

La mayor parte de los factores que se deben tener en cuenta para hacer una buena elección del nombre de una marca, son de sentido común, pero no estaría mal recordarlos para no pasar por alto ninguno.

  1. Debe adaptarse al producto, poseer sus valores.
  2. Tiene que sonar bien y ser fácil de recordar. Seguro que esto lo habéis escuchado en infinidad de ocasiones, pero es así.
  3. Debe poder traducirse a varios idiomas, ya que nunca se sabe lo que va a crecer la empresa. También debes tener el cuenta lo que en esos idiomas puede significar tu marca, en muchas ocasiones, la empresas se llevan sorpresas al intentar traducir sus nombres, ya que éstos pueden significar algo malo, de mal gusto, sexual, etc.
  4. Debe ser registrable, por supuesto.
  5. A poder ser, debe transmitir algo, una emoción o sentimiento, acorde al producto.

Para elegir el nombre de una marca debemos tener en cuanta el mercado al que ésta va dirigido y dedicar a esta tarea todo el tiempo que se merece, debemos pensar varios nombres, analizarlos, ir descartando algunos teniendo en cuenta las pautas anteriores, también es recomendable, hacer un pequeño sondeo con personas cercanas a tí y finalmente, acudir al registro.

Puede parecer en principio, que hacer una buena elección puede depender de la suerte o la creatividad, pero no nos engañemos, detrás de un buen nombre de marca, debe haber estrategia.