¿Aún queda alguien que lo dude? Es un hecho, no tienes más que mirar a tu alrededor. ¿Cuantas personas puedes ver? ¿Cuantas están mirando su smartphone, lo tienen de la mano o colocado encima de la mesa? Quizá incluso tú estés leyendo esto a través de él… No hay lugar a dudas, vivimos pegados al móvil.

pegados al movil

¿Hasta que punto vivimos pegados al móvil?

Podría decirse que no lo soltamos ni para comer, ni para ir al baño y no estaríamos exagerando, nos levantamos por la mañana y…¿Qué es lo primero que hacemos? Mirar el móvil, por supuesto.

Vamos a centrarnos, por ejemplo, en la hora de comer y no precisamente de un día de diario en que quizá tengamos que consultar el teléfono por temas laborales, nooo, nos vamos a centrar en una comida de domingo fuera de casa. ¿Qué os parece?

  1. Elección del restaurante: si decidimos ir a uno que ya conocemos, probablemente buscaremos el teléfono para realizar nuestra reserva a través del smartphone. Si por el contrario decidimos ir a un restaurante nuevo, buscaremos información acerca de restaurantes cercanos, tipos de comida, precios, etc.
  2. Concretar hora y lugar con el resto de comensales: por supuesto a través del móvil, muy probablemente a través de WhatsApp o similares.
  3. Ya estamos listos para salir y nos sobra algo de tiempo… ¿Qué hacemos? Compartir por redes sociales lo que vamos a hacer, claro que sí.
  4. Llegamos al restaurante, metemos prisa a los tardones, nos tomamos una caña y cuando por fin estamos todos, nos sentamos a la mesa.
  5. Parece que por fin llega el momento de comer y dejar al lado el móvil, pero nooo. Llega el plato muy bien presentado y decidimos hacerle una fotito para subirla a las redes o simplemente mandársela a alguien en concreto y darle un poquito de envidia sana :-)

… y así podríamos seguir analizando el resto del día y nos daríamos cuenta de que efectivamente, vivimos pegados al móvil.

Comparto una infografía de Lab 42 que creo que viene muy a cuento.

vivimos pegados al móvil